Galletas de granos germinados en deshidratador o al sol. EcoDaisy

Una receta para consumir los granos germinados de una forma diferente.
Llamado también pan Esenio o pan Ezequiel es un pan muy nutritivo con las vitaminas y enzimas de los granos germinados que pueden ser consumidos por todos. Mujeres embarazadas, niños, ancianos, convalecientes, estudiantes etc. dará energía y nos ayudará a mantener el sobrepeso a raya.
Se ha constatado que en el 80% de todas las alergias está implicado el trigo. Esto significa que el trigo, tiene sustancias -llamadas lectinas- que producen, en grupos humanos predispuestos, reacciones adversas de tipo inmunológico, que se manifiestan de muchas maneras.

Sí juntamos la anterior información con el conocimiento de que el trigo es para la mayoría de nosotros el cereal de mayor consumo, nos encontramos frente a un problema de proporciones endémicas.

Existen indicios que relacionan los fenómenos alérgicos, con insuficiencia a nivel de las glándulas suprarrenales, manifestados como una incapacidad para producir la cantidad requerida de hormonas que actúan como antiinflamatorios y que preparan al organismo para situaciones de crisis (cortisol y adrenalina) Esta insuficiencia se produce en primer lugar por causas heredadas y en segundo lugar por el stress al cual es sometido el sistema. En nuestros días el stress ha ido en aumento y seguirá aumentando y causando problemas de salud . Esto significa que las reacciones alérgicas no van a disminuir sino a aumentar porque todos los factores implicados están aumentando.

Así que si cambiamos nuestro hábitos alimenticios podemos cambiar nuestra salud.

Se ha observado que las sustancias presentes en una semilla, cambian cuando ésta germina. Lo más interesante, por ejemplo en el caso del trigo, es que aquellas lectinas que afectaban los grupos A y O, dejan de estar allí cuando la semilla de trigo germina. El trigo entonces se transforma en un maravilloso laboratorio vivo y cargado de energía viva, que nos entrega abundancia de enzimas, minerales y proteínas. El trigo deja de ser un alimento nocivo para convertirse en un excelente auxiliar dietético.

Las costumbres dietéticas de los Esenios, su dieta era básicamente cruda y que las semillas las consumían germinadas; de allí el nombre que se le da al pan.

La mayoría de las semillas que consumimos cocidas pueden ser germinadas. De esa manera se transforman químicamente: su contenido es predigerido para efectos de consumo humano por la activación enzimática que acontece como consecuencia de la germinación, que se inicia en presencia de agua. Ello no sólo transforma las semillas en alimentos más ricos en términos nutricionales, sino que las hace aptas para consumo crudo. Además de proporcionar mucha energía, quienes consumen con regularidad granos germinados lo pueden afirmar.



Más Artículos y Vídeos